Se enamoró perdidamente de las tetazas de su nueva folla-amiga

07:08 min - 1.842 Visitas

Puede que le saque unos cuantos años, pero con las ubres que tiene la señora, para el jovencito no puede haber algo mejor. Así que se planta en su casa y le pone su rabo en bandeja, para que ella lo chupe con la experiencia que ha conseguido tras años de folleteo. Tras dejarlo bien cachondo, se baja las bragas y los dos comienzan a darle al sexo con ganas sobre el sofá, donde el chico no tiene piedad de la señora ….ni falta que hace, ya que es toda una fiera que aguanta lo que haga falta.

Categoría:Cerdas
Etiquetas:, , , ,
Compartir: