Madurita japonesa se corre como nunca gracias a este polvazo

07:59 min - 3.036 Visitas

Tras dejar a su marido, esta madurita japonesa se centró en tener relaciones esporádicas y ahora tiene un follamigo al que llama para desfogarse cuando necesita sexo. Después de invitarle a su casa, la señora se zampó su polla con ganas y le dejó claras las ganas que le tiene, hasta abrirse de piernas en el sofá y darle a probar su coño peludo. El hombre se empleó a fondo y logró que gimiese como nunca, llevándola al orgasmo en multitud de ocasiones.

Categoría:Folladas
Etiquetas:, , ,
Compartir: